Escalera Suenos

Escalera a los sueños

Descubre como miles de personas han alcanzado sus sueños gracias a la Escuela de Adultos de la Verneda-Sant Martí

“I have a dream” (Yo tengo un sueño) es el inicio de uno de los discursos más conocidos de la lucha social, el recitado por Martin Luther King el 28 de agosto de 1963 durante la Marcha en Washington por el trabajo y la libertad, que supuso un antes y un después en el Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos.  Y también, es una de las frases que más se escucha en la Escuela de Personas Adultas de la Verneda – Sant Marti, un lugar que está permitiendo a muchas personas hacer realidad sus sueños y del que he tenido la suerte de formar parte.

La Escuela de Adultos de la Verneda- Sant Martí es una comunidad de aprendizaje formada en los años 70 por los propios vecinos del barrio barcelonés, quienes cansados de esperar por los servicios públicos y con grandes ansias por aprender y formarse, crearon entre todos una comunidad de aprendizaje. Cuarenta años después, la escuela se ha convertido en un ejemplo de modelo educativo, inclusión y transformación social.

Actualmente, el proyecto, que está gestionado por las Asociaciones Ágora y Heura, ofrece de manera gratuita más de una veintena de cursos y actividades diferentes en áreas tan diversas como la impresión 3D o las tertulias de musicales, pasando por clases de alfabetización, cerámica y alemán. Esta oferta tan diversa, convierte al centro en una especie de “Torre de Babel” pero donde todos se entienden. En sus pasillos puedes cruzarte con personas de otros países que quieren aprender castellano, con jóvenes recién salidos del instituto que buscan una segunda oportunidad o personas de la tercera edad que han vuelto a las aulas dispuestos a retomar todo lo que una vida llena de sacrificio les privó.

¿Cómo funciona?

Una comunidad de aprendizaje varía de la educación tradicional porque se basa en un aprendizaje dialógico, en el que todos aprenden de todos de una forma igualitaria y democrática.  Se trabaja en grupos interactivos para reforzar los conocimientos y encontrar entre todos las respuestas ante las cuestiones, problemas, dificultades, o retos que lanzan los profesores o que plantean los propios contenidos de la materia. Incluso, algunas clases son impartidas por voluntarios que anteriormente pasaron por la escuela como alumnos.

El proyecto, que lucha contra la exclusión social, está abierto a cualquier persona mayor de 18 años, sin importar su origen o formación anterior.

Escuela_de_Adultos_delaVerneda

Alumnos durante una clase

Historias Personales 

Al tratarse de un modelo abierto y totalmente inclusivo, son muchas las personas que han encontrado dentro de la Escuela de Personas Adultas de la Verneda-Sant Martí la escalera para alcanzar su sueños.

Rosa se dio cuenta que había olvidado mucha de las cosas aprendidas durante los años de colegio cuando su nieta le pidió ayuda con los deberes. Por ello, decidió acudir a la escuela y sacarse el graduado en secundaria. Tres años más tarde, Rosa es, junto a una amiga que conoció en las aulas, la profesora del taller de diseño e impresión en 3D.

Luisa es una “joven” de 88 años, originaria de un pueblo de Galicia, que sonríe ilusionada delante de la pantalla del ordenador, al haber encontrado ella sola en “Google Images” fotos de su pueblo. A su lado, se encuentra su inseparable Herminia, otra jovencita que ronda los 80, y que por fin ha conseguido “dominar” el ratón del ordenador.

Foto de grupo de los alumnos de la Escuela de Adultos de la Verneda en una actividad extraescolar

Foto de grupo en una actividad extraescolar

Mahfoud, un joven saharui que pasó gran parte de su infancia y adolescencia en la cama de hospitales, acude de lunes a viernes, desde hace 2 años, a la escuela para sacarse el graduado en secundaria y acceder así al ciclo formativo de grado medio en Gestión Administrativa.

Iris, es decir, la misma que escribe, tuve la suerte de ser colaboradora en la escuela durante 3 meses, dando clases de matemáticas para sacarse el graduado de la E.S.O e informática para la alfabetización. La experiencia fue increíble, enfrentarme por primera vez a un grupo de alumnos, ayudar a entender las ‘complicada’ trigonometría, o ver la cara de ilusión de alguno cuando por fin conseguía incluir una imagen en su documento de Word. Pero sobre todo, cuando acabe, me fui cargada de energía y ganas de luchar por mis sueños, como cada uno de las personas que me cruce en la Escuela.

Estas, son sólo algunas de las muchas historias personales que se escoden detrás de las paredes del Centro Cívico de Sant Martí -lugar dónde se encuentra la escuela-, historias de superación, de segundas oportunidades, de confianza en uno mismo y de amistad. Historias que demuestran que otros modelos formativos son posibles y que innovar en educación es una pieza angular para el desarrollo de los barrios y de la sociedad en general.

Si quieres seguir ampliando información sobre las comunidades de aprendizaje puedes visitar el sitio web Utopia Dreams.

 

This Post Has 2 Comments

  1. Soy antigua alumma! Y colaboradora del ges y llevo un grupo de parejas linguistas en catalan… tuve la suerte de conocerte, y como no eres genial… me alegro saber de ti

    1. Muchisimas gracias Isabel!! 🙂 que bien saber de ti y que sigas colaborando con los chicos del GES para que consigan la secundaria, tú eres un ejemplo de que se puede conseguir. Un abrazo!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *